Radicalidad

Las distintas etapas de su vida están claramente marcadas por el sentido de la radicalidad. Radicalidad en su apostolado y campañas juveniles; radicalidad en la desición de hacerse sacerdote; radicalidad en el ejercicio del ministerio sacerdotal, como hombre de Dios, consagrado a la búsqueda de la santidad.

De unas de sus charlas extractamos lo siguiente:
La situación actual del mundo no nos permite pasar la vida sin el entusiasmo de un gran ideal. Para ello debemos ser valientes; con tanta cobardía y negligencia no hacemos nada.  Debemos pensar siempre querer hacer algo grande en la vida, amar a Dios con locura y hacer de nuestra vida algo digno de Dios.

En el corazón del padre Emilio nunca se albergó el pensamiento de que algo podía realizar en el camino de la santidad por sus propias fuerzas. En El, por EL, como El y para El, pensaba, actuaba, juzgaba, trabajaba y sufría. De ahí el don de fortaleza que lo caracterizó para vivir de al gracia y comunicarla a su alrededor.