Por Qué Fundador?

El padre Emilio no podía conformarse con el apostolado que hacía. Soñaba en que era ya tiempo de llevar a la práctica el ideal de su vida.

El 31 de agosto de 1940 escribió al Excelentísimo y Reverendísimo Monseñor Perdomo una carta en la cual le exponía los motivos que lo habían impulsado a estudiar y pretender la realización del proyecto de la fundación, los cuales eran:

1. la voz de la iglesia
2. el poder natural de la prensa
3. las circunstancias actuales del mundo

Es así, como podemos ver que nuestro padre Fundador siempre puso su corazón en Dios y la iglesia, buscando en todo glorificar al Todopoderoso a través del servicio al hermano.