Carisma

En la vida del padre Emilio, hubo siempre una preocupación: llegar a todos, llegar pronto, llegar con amor, con paz, con extremada sencillez y esto era posible solamente con los medios más rápidos y eficaces.

No era el activismo el que lo impulsaba, sino el ansia pastoral, es deseo de hacer escuchar el Evangelio a todos, en un lenguaje adecuado y convincente que todos pudieran entender, dentro del cambiante contexto social del mundo moderno.

Fue un hombre que vivió de fe, de esperanza y de amor en grado elevadísimo: sembro la esperanza en todo aquel que se acercó a él en busca de consejo, de consuelo o de esperanza y extendió el reino de Dios, llevando a todos la fragancia de Cristo.